Psicología infantil en San Pedro del Pinatar 

Psicologia Infanto-Juvenil

En la difícil tarea de educar a nuestros hijos, los padres tenemos dudas, interrogantes, problemas que nos desbordan y que en muchas ocasiones se resuelven fácilmente.

La infancia es la etapa en la que el niño continúa con su desarrollo psicomotor, lingüístico, emocional y social. La familia y la escuela juegan un papel muy importante en la educación del niño, creándose a través del juego, lazos de amor y confianza. También se adquieren normas básicas de convivencia con otros niños: compartir, jugar sin pelear, esperar el turno, etc. y se empiezan a tomar decisiones como elegir ropa, juegos, etc.

La adolescencia es la etapa de transición entre la infancia y la edad adulta, con cambios físicos, emocionales, psicológicos y de comportamiento. Muchas veces aparecen conflictos familiares, comienzan las adicciones, faltan hábitos de estudio, etc. y los padres necesitamos las “orientaciones” para que nuestros adolescentes se dirijan a alcanzar una madurez personal y sean más capaces de tomar y llevar a cabo decisiones de una manera más responsable.

En ambas etapas, los niños y adolescentes pueden presentar dificultades académicas (atención, memoria, lectoescritura, etc.), problemas familiares (celos fraternales, conductas negativista y desafiantes), dificultades en las relaciones sociales (timidez, baja autoestima, aislamiento, etc.); es entonces cuando se deben averiguar las “causas” que crean estas dificultades, para después realizar la “intervención psicológica o logopédica” con el niño o adolescente y, así orientar a la familia, siempre manteniendo una estrecha relación con el colegio o instituto para solucionar el problema.

Recordamos que nuestras diferencias individuales nos hacen responder de una forma diferente convirtiéndonos en “únicos” y “especiales”.

Psicóloga Pilar Martínez Invernón niño gritándole a su madre
Psicóloga Pilar Martínez Invernón manos saliendo debajo de cama
Psicóloga Pilar Martínez Invernón niño sentado
Áreas de intervención

Diagnóstico altas capacidades intelectuales

“El talento que no se cultiva, se pierde” Javier Tourón

Son niños que aprenden rápido, buena memoria, vocabulario inusualmente amplio, hacen preguntas de indagación, autodidactas, creativos, sueñan despiertos, se preocupan por temas sociales y políticos y por las injusticias, entre otras características.

Evaluación de inteligencias múltiples

“Todos somos inteligentes, sólo que en distintos ámbitos”.

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad

El TDAH es un trastorno que se caracteriza por:
  • Una conducta desatenta: no termina las tareas que empieza, no parece escuchar cuando se le habla, se distrae por cualquier cosa, pierde objetos, evita tareas que requieren esfuerzo.
  • Una conducta hiperactiva: se levanta constantemente, habla en exceso, abandona su asiento en clase o en situaciones que requieran estar sentados (médico, iglesia, etc.), corretea por todos lados.
  • Una conducta impulsiva: responde a las preguntas antes de terminarlas, tiene dificultad para guardar su turno y se entromete, por ejemplo, en juegos o interrumpe conversaciones.
Si aprendemos a manejar la conducta del niño y sus dificultades en el aprendizaje, le ayudaremos a integrarse en el entorno escolar, familiar y social.

Trastornos de aprendizaje

  • El trastorno de lectura (velocidad y comprensión lectora).
  • El trastorno de la expresión escrita (dificultades para componer textos escritos, mala grafía, faltas de ortografía, etc.).
  • El trastorno de cálculo (problemas matemáticos, aprendizaje de tablas, etc.), dificultan obtener mejores resultados académicos.

Fracaso escolar

  • El fracaso escolar es un problema que nos preocupa a todos. Algunos niños estudiando dejan los exámenes en blanco, otros reciben muchas clases particulares, otros pasan toda la tarde haciendo deberes, y sin embargo, suspenden. ¿Qué es lo que pasa? Es conveniente averiguar dónde radica el problema.

Técnicas de estudio

  • Aquellos alumnos/as que utilizan métodos y estrategias de aprendizaje tienen más éxito en sus estudios.

Miedos y fobias

  • Los niños experimentan miedos muy variados a lo largo de su desarrollo (a los monstruos, a la oscuridad, a las tormentas, etc.), cuando ese miedo se convierte en fobia, se evitan objetos, animales, situaciones y produce malestar psicológico.

Enuresis nocturna

  • La enuresis nocturna es cuando el niño se orina en la cama a partir de los 5 años. Aparecen sentimientos de culpabilidad, remordimientos, baja autoestima, imposibilidad de dormir en casa de amigos, etc. Así, la implantación de los hábitos adecuados y la eliminación de la conducta de “hacerse pipí” solucionarán el problema.

Autoestima

  • El concepto que se tiene de sí mismo/a es importante para sentirse bien, feliz y a gusto. Al ir creciendo el niño/a se construye el concepto de sí mismo/a, siendo los padres y los profesionales los que debemos ayudarles a descubrir lo mejor de su personalidad.

Habilidades sociales

  • Muchos niños no saben relacionarse de modo saludable, comportándose de un modo retraído, tímido, aislado, agresivo o pasivo. Los niños que carecen de los apropiados comportamientos sociales experimentan aislamiento social, rechazo y en conjunto, menos felicidad.

Separación de los padres

  • La reacción de cada niño al divorcio de sus padres depende entre muchos factores de su nivel de desarrollo, su personalidad, sus fortalezas, etc. Si los padres priorizan el bienestar de sus hijos y siguen las pautas y orientaciones adecuadas, los niños se adaptarán a esta nueva etapa.

Conductas desobedientes

  • Las rabietas en niños pequeños y la conducta desobediente en los adolescentes originan la necesidad de establecer límites y normas claras por parte de los padres y un ambiente tranquilo y estable.

Trastorno de Asperger

  • Se caracteriza por tener dificultades para desenvolverse socialmente, suelen obsesionarse por un objeto o tema y pueden tener dificultades motoras.